Bienvenido...!

Apreciados amigos, es una alegría saludarles. Gracias por visitar este blog que fue diseñado con el fin de servir a la juventud cristiana. Acá encontrarás música, artículos, videos, recursos, herramientas, páginas webs y mucho más.
Recuerda, que tú fuiste llamado para ser sal y luz del mundo...!!!

martes, 25 de octubre de 2016

Las mentiras que se dicen sobre modestia cristiana


Si hay algo que me molesta es ver programas de TV que presentan a los cristianos como seres raros, que parecen extraterrestres, tratan con desprecio la imagen del creyente, tanto que nos molestamos con la expresión ‘creyente’; preferimos usar otros sinónimos. Gran parte de la sociedad cree que ser creyente es una broma, una limitación. Infelizmente, muchos entienden que simplicidad y modestia (principios bíblicos) tienen que ver con descuido, mal gusto y acomodación; que ser diferente es ser extraño. De acuerdo con el Espíritu de Profecía, nuestra imagen es una recomendación de nuestra fe.
Antes de hablar de conducta cristiana, sepa que la modestia es considerada una cualidad positiva, que está de acuerdo con los esquemas éticos y morales establecidos por la sociedad. No es manía o invención del creyente. La joven oradora católica Jessica Rey, filipina que vive en Estados Unidos, predica sobre la imagen cristiana, y dice que “modestia no es esconder el cuerpo, sino revelar la dignidad”. Cuántas cosas necesitamos aprender sobre este principio bíblico que está relacionado con nuestra apariencia y también con nuestro comportamiento.
Algunos consejos:
  • Tenga una imagen que transmita confianza y credibilidad, al final usted difunde un mensaje que debe ser tomado en serio.
  • No confunda elegancia con riqueza. Podemos ver a millonarios que se comportan de manera inadecuada, y personas que viven en la calle que actúan con clase. Tener clase no es un lujo, es un principio de vida.
  • MODESTIA es lo mismo que DISCRECIÓN. Note que varias piezas de ropa de las llamadas “moda evangélica” son todo menos discretas. Abusan de accesorios, adornos y, muchas veces, de mal gusto. Llaman más la atención que una pieza bien seleccionada de una tienda común.
  • Vestirse con sencillez es una virtud, pues usted no intimida a los más pobres con una ostentación innecesaria.
  • Por eso recomendamos la sencillez con elegancia, pues así se transmite la mejor impresión a todos los públicos.
Ya consideramos por este medio innumerables estudios científicos y consejos de especialistas sobre el poder de la imagen. Todos están de acuerdo que la apariencia es el primer lenguaje. Habla de nosotros antes que abramos la boca. Puede transmitir confiabilidad, pero también puede generar rechazo. Cuidado, la imagen puede ser un ruido en la comunicación, un bloqueo. Es obvio que el foco de la vida cristiana no es ser elegante, arreglado o aseado. Al final, leemos en 1 Pedro 3:1-4 que nuestro adorno interior es lo más importante.  Pero para realizar una misión tan grande es necesario estar atentos a todos los detalles, por eso la Biblia nos orienta también sobre nuestra vestimenta.
En 1 Samuel 16:7 encontramos un texto famoso que dice que ‘el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el corazón’. Pocos saben interpretar correctamente este pensamiento. Primero, debemos entender el contexto de ese versículo. Dios le había pedido a Samuel que buscara un nuevo rey para Israel, pero que no tuviera en cuenta la apariencia de quien podría o no ejercer ese cargo. Entre todos los bien parecidos con cara de poderosos que encontró Samuel, Dios le avisó que el elegido era David, el menor de Isaí, que cuidaba ovejas. Nadie parecía darle importancia. No creían que David tenía ‘cara de rey’. Y ese es el tipo de apariencia que Dios mira. No importa nuestra estatura, color o posición. Él ve nuestro mayor potencial cuando nadie más lo capta. Ah, también vale recordar que la Biblia dice: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres” (Mateo 5:16). O sea, a Dios le importa lo que las personas piensan de nosotros. Como vimos antes, el hombre no tiene el poder de ver nuestra alma, nuestro corazón. Solo Dios puede hacerlo. Entonces, es obvio que debo prestar atención también a mi apariencia, pues es lo primero que el mundo observa en mí.
Acostumbramos decir que nuestro hogar no es aquí, pero tampoco es en Marte, ¿verdad? Somos representantes de un reino, ¿será que no tenemos que velar por una imagen? ¿No debemos estar atentos a las impresiones que transmitimos? Me gusta mucho el texto de Elena de White que dice: “No. No debemos ser raros o singulares en nuestra vestimenta para diferenciarnos del mundo, porque nos despreciarían si lo hiciéramos” (Consejos sobre la salud, p. 606). Así como cualquier empresa e institución, tenemos que mantener la imagen de acuerdo con nuestra ideología. Nuestros principios promueven la decencia, modestia, distinción entre los géneros, pureza, y como toda la creación de Dios, buen gusto. Elena de White dice que debemos educarnos en nuestra “sencillez con el vestir, sencillez con elegancia”.
Ya conté esta historia, pero es bueno recordar: En las clases de periodismo televisivo en la facultad, mi profesora decía que para presentar un informativo en televisión el profesional debe estar vestido y peinado con elegancia, pero sin extravagancia. ¿Saben por qué? La elegancia es necesaria para que el comunicador sea respetado y tomado en serio. ¿Y sobre evitar extravagancia? Es sencillo. El periodista no debe llamar la atención para sí mismo sino para la noticia. Redactemos nuevamente la última frase para entender mejor cómo debe ser nuestra actitud como comunicadores de Dios: El cristiano no debe llamar la atención hacia sí mismo, sino a la noticia (el evangelio). Eso es modestia.
Por
Emanuele Salles

sábado, 18 de junio de 2016

El video más visto del año


Un resumen de los argumentos usados por un estudiante universitario para refutar la idea: DIOS ESTÁ MUERTO. Él intentará demostrar ante sus compañeros de clase y su profesor que DIOS NO ESTÁ MUERTO. En la presentación de sus argumentos usa nombres y citas de grandes pensadores y científicos para decirles que DIOS NO ESTÁ MUERTO.


Pr. Heyssen J. Cordero Maraví

jueves, 16 de junio de 2016

La ropa nos construye y tiene poder sobre nosotros


“La ropa es lo primero que habla”, leí en un artículo sobre el poder de la imagen. El asunto me interesó tanto que agregué un estudio a otro. Quise leer todo lo que encontraba sobre el tema. Es muy importante saber que nuestro estilo de vestir expresa diversos ángulos de nuestra personalidad y hasta revela nuestros conflictos internos.
De acuerdo con Sergio Lage, maestro en sociología y consultor en el área del comportamiento, “la ropa nos construye y tiene poder sobre nosotros”. O sea, ella tiene el poder de crear nuestra identidad personal y social: quiénes somos y cómo queremos ser vistos. “Los objetos que usamos envían mensajes acerca de quiénes somos, cómo queremos ser vistos y cómo aspiramos ser”, continúa Lage. Según él, “hablamos a través de nuestra ropa, y ella es un signo visible de nuestra condición social y de nuestra expresión personal”.
La psicología y ciencia nunca abordaron tantos asuntos sobre la imagen personal. Si hay algo que los artículos y estudios concuerdan es que la ropa y los accesorios son mensajes que la persona usa para transmitir algo sobre el YO. En el libro “El lenguaje de la ropa”, la autora Alison Lurie comenta que “podemos mentir en el lenguaje de la ropa o intentar decir la verdad: pero, a menos que estemos desnudos o seamos calvos, es imposible quedar en silencio”. O sea, inevitablemente la ropa que vestimos transmite un mensaje. Antes de abrir la boca, ella ya comunicó algo en relación a nosotros, por eso se la considera una de las primeras palabras. Es posible, por ejemplo, descubrir la profesión de alguien solo por su vestimenta.
La ropa no sirve solo para cubrir la desnudez. En el Edén ya se notó eso, pues el marido y la mujer no tenían necesidad de esconder su cuerpo uno del otro. La ropa de luz transmitía un mensaje de gloria, y la ropa de piel de animal, de vergüenza. Umberto Eco, en el libro “Psicología del vestir” hace un resumen interesante sobre el código del vestuario: “La mitra no es un sombrero para protegerse de la lluvia y sí para comunicar que quien lo usa es un obispo. En un autoanálisis honesto se verifica que, nuestro vestuario, el que sirve para cubrir el cuerpo no supera el 50% del conjunto. El 50% restante, que van desde la corbata hasta las suelas de los zapatos, son una opción ideológica, o por lo menos, opción de lanzar un mensaje en códigos y convenciones”.
Las elecciones por determinadas piezas, combinaciones de colores y accesorios a veces revelan mucho más de lo que al individuo le gustaría (por ejemplo, sobre su higiene y su comportamiento). La ropa puede ser una gran aliada en la conquista del éxito personal, social y profesional, pero también puede ser una influencia negativa y hacer que la persona pierda oportunidades. Fernanda de Barros, en el libro “Elegancia”, dice: “Por lo tanto, si usted quiere ser realmente elegante, adopte un estilo propio que combine con su personalidad [y creencias], tipo físico y edad, y jamás pierda de vista el principio básico de vivir”.
 Por 
Emanuele Salles

miércoles, 8 de abril de 2015

Los 10 mandamientos de las redes sociales para los cristianos


El pastor Ed René Kivitz, escribió en su Facebook algunas reglas que los cristianos deben tomar muy en cuenta para hacer un mejor uso de las redes sociales.
El texto publicado el 8 de noviembre fue nombrado: “Los diez mandamientos para el mundo virtual y las redes sociales”. El texto ya ha sido compartido por más de 2.800 personas.
Los mandamientos escritos por el pastor de la Iglesia Bautista de White Water demuestran por primera vez que el mundo virtual no puede ser reemplazado por el real, pero este tipo de redes no pueden ser consideras “falsas”.
Entre los consejos, el pastor enseña que es necesario respetar los límites de la intimidad no hacer lo privado público sino que la privacidad debe ser tratada sólo con quien realmente es parte de tu vida.
Kivitz, también habla de tener en cuenta lo que realmente quieres de las redes sociales “no te convertirás en el tema de los medios de comunicación. No podrás hablar sólo de ti mismo. Ofrecerás contenido”.Les presentamos aquí Los 10 mandamientos para las redes sociales:
1. No vivir en el mundo virtual, sólo harás incursiones. No substituirás el mundo real por el mundo virtual.
2. No venderás tu alma para ganar seguidores. Evitarás discusiones evitando las polémicas.
3. No construir una imagen falsa de ti mismo en el mundo virtual. No manipularás a la gente para que piense de ti más de lo que debería. Construirás conscientemente tu identidad en las redes sociales.
4. No te avergüences de tu avatar. No dejes que tu identidad esté determinada por lo que dicen de ti en los comentarios.
5. No serás negligente y descuidado con respecto a la intimidad de tu información. Tendrás cuidado de las dimensiones públicas (que cualquiera puede saber), privadas (las únicas personas con las que te relacionas), e íntimo (las únicas personas a las que conoces). Esto también se aplica a la vida de otros.
6. Sabrás con claridad las razones por las que estás presente en el mundo virtual y las redes sociales. No te convertirás en el tema de los medios virtuales. No podrás hablar sólo de sí mismo. De hecho, casi nunca hables de ti mismo. Ofrece contenido.
7. No protagonizarás peleas en el mundo virtual. No agredirás a personas con chisme, calumnia y difamación. Debatirás ideas, no personas. No serás escrupuloso: recuerde quien dice lo que quiere, escucha lo que no quiere oír, incluso tonterías. No serás un cobarde, diciendo en las redes sociales lo que no podrías decir directamente mirando a los ojos.
8. No plagiarás. Respetarás los derechos de autor.
9. No usaras las redes sociales para destruir sino para construir. No estarás solo en contra, puedes decir que estás a favor y hacer propuestas.
10. No caigas en la trampa incrustada en el término “red de relaciones”. Relación virtual es una contradicción en términos.
Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Gospel Prime

martes, 3 de marzo de 2015

¿Cómo liberarse de la pornografía?


Creo que uno de los peores vicios y adicciones que pueden existir es la pornografía. Si me pidieran consejo, serían los siguientes:

1.       No se acerque a lo que satisface su adicción; no permita posibilidades... 

2.       La adicción es porque tenemos una especie de compensación, trate de reconocer esa compensación e intente tratarlo. La adicción es el síntoma y no el problema. Por ejemplo, todo el mundo sabe que fumar es malo, y todos los adictos, en la actualidad, tienen la capacidad de ser cuestionado sobre su vida. Si es así, ¿por qué no dejar de fumar? Sin embargo, debido a que el tabaco tiene alguna compensación, de alguna manera. Algo bueno que sucede cuando el chico fuma, es decir, se pone en la balanza lo bueno (el placer) contra la mala cosa (morir de enfisema), y verifica que el placer vale la pena, y morir de enfisema no es tan malo. .. El tema de la masturbación o la pornografía sigue la misma línea. Tiene una cosa buena y una mala cosa en cuestión.

3.       Ocupar su mente en otras cosas; en cualquier caso, tome este consejo a la primera.

4.       Sepa que usted va a fracasar en el primer intento, así que no estirar la pata si no puede detenerlo de una hora a otra. Cada día usted puede ganar un poco, a abandonar por completo, pero esto puede llevar bastante tiempo a partir de ahora.

5.       El último y más importante: piden la ayuda de Dios.

Fuente: Criacionismo


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blogs adventistas

Blogs cristianos